Arqueología matemática: buscando el cero más antiguo

Publicado el 24 de mayo, 2013 | Matemática | Por Luis Barrueto

Es difícil para algunos multiplicar 3325 por 533 pero no es imposible. Sobre todo, si lo comparamos con la alternativa que tenían los usuarios del sistema griego-romano-etrusco, donde la primera cifra se escribiría MMMCCCXXV y la segunda LXXXIII. Recuerden que en ese entonces no existía el atajo de traducirlos a nuestros hermosos números arábigos y facilitarnos la tarea. Y realmente, el nuestro es un sistema tan eficiente porque usamos el cero.

Y lo que pasa es que además de significar el concepto de la nada, el cero cumple la función de ocupa r un lugar.

Cerrando el círculo

De hecho, el cero cierra el círculo o anillo de los números que pasan a representar los distintos niveles de los que hablábamos anteriormente. Así, cada set de 0,1,2,3,4,5,6,7,8,9 representa o las unidades o las decenas y así sucesivamente. Pero nada de esto sería posible sin un cero.

De hecho, en la Antigua Babilonia había un sistema sin el cero pero que utilizaba un procedimiento similar que utilizaba la base del 60. Para hacer que los anillos o círculos fueran funcionales, el 60 ocupaba el lugar de nuestro 10 y el cuadrado, 3600, el del 100. Esto era más o menos funcional, pero no del todo; la clave del éxito de nuestro sistema es que la base es pequeña y tenemos un cero.

El sistema saltó al estrellato luego de que Fibonacci publicara en 1202 el libro Liber Acabi (El libro del ábaco), luego de que aprendiera a usar el sistema de 10 numerales al interactuar con comerciantes árabes, con los que discutía en nombre de su padre. Por eso les llamamos números arábigos aunque Fibonacci hablaba en el libro de nueve numerales indios más el zephirum (cero).

¿Quién inventó el cero?

La respuesta no tiene una respuesta unívoca, pero con seguridad es una invención oriental.

La confirmación más antigua de un cero es de mediados del siglo nueve y aparece en una tabla de registro dentro del templo Chatur-bujta en la ciudad de Gwalior, no demasiado lejos de Delhi en India.

Pero Amir Aczel siguió hace poco las pistas de un investigador francés, Georges Coedes, que en los años treinta halló un registro del cero en 683 en Camboya. Dado que el cero de Gwalior es coetáneo del imperio áraba basado en el califato de Baghdad, el comercio extensivo explica la ubicación del mismo, pero el de Camboya antecede bastante al fenómeno comercial árabe.

Amir acudió hace poco a Camboya a una inscripción del siglo séptimo que fue robada y trasladada por el régimen totalitario del Khmer Rouge en los noventa. Ahora son un montón de artefactos dañados y ubicados cerca del templo de Angkor Wat y fue hallado al centro de esta imagen:

Cero más antiguo - Camboya
(Al lado de la espiral del centro, representado con un punto se encuentra un 0, seguido del símbolo que representa 5 = 605).

Con información de Amir Aczel, Discover Magazine.

Acerca del autor

Cazador de historias y curiosidades. Me pongo los sombreros de curador de Wondrus, periodista, TEDster y bibliotecario según sea necesario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>